Este blóg, es un espejo que replica las noticias alternativas, contra-información, documentales, conferencias, conspiraciones y misterios, historia oculta, que circulan por la RED, que no sueles encontrar en los MASS MEDIA.

martes, 21 de septiembre de 2010

ESPAÑA: Mueren dos octogenarios al pasar once horas olvidados y encerrados en una furgoneta


Una mujer saliendo del Hotel Residencia Virgen del Consuelo
FOTO: JuanJo Martín/Efe


Los ancianos habían sido olvidados dentro del vehículo por el codirector de un geriátrico privado madrileño

EFE. MADRID. Dos hombres de 87 y 83 años con demencia senil y movilidad reducida, que iban en silla de ruedas, fallecieron este sábado tras permanecer durante al menos 11 horas dentro de una furgoneta en la que habían sido olvidados por el codirector de un geriátrico privado del municipio madrileño de Ciempozuelos.
El codirector del centro Virgen del Consuelo, Luis Miguel Aranda, fue detenido por la Guardia Civil el sábado por la noche y, tras ser procesado, fue puesto en libertad con cargos toda vez que en su primera declaración había reconocido los hechos, tiene arraigo en la zona y no hay riesgo de fuga, según informó la Policía Judicial al día siguiente al juzgado que instruye el caso, indicó ayer el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Aranda, acusado de dos delitos de homicidio por imprudencia, compareció ayer ante la prensa en una sala de esa misma residencia.

Visiblemente nervioso y emocionado, el imputado explicó algunos pormenores del suceso, ocurrido el mismo día que cumplía 47 años. Explicó que el sábado día 18 llegó sobre las nueve de la mañana a la residencia con la furgoneta del centro que empleaba para el traslado de ancianos y que, en primer lugar, se ocupó de los «abuelos con alzheimer», de modo que «como siempre, como medida de prevención, se les llevó a la sala habilitada donde están los trabajadores del centro».

Tras ese traslado habitual, Aranda solía bajar de nuevo al aparcamiento para ocuparse de los otros pacientes que estaban en la furgoneta en silla de ruedas. Sin embargo, dijo, se produjo «una llamada de teléfono o una familia que demandaba información» que le distrajo y fue, agregó, la que le «apartó» de su «rutina».
Estos pacientes del centro de día «son abuelos que a veces vienen a veces no», explicó Aranda, por lo que los trabajadores no los echaron en falta: «Incluso en el parte diario figuraba que no habían venido», apuntó.

El responsable del traslado y codirector señaló también que fue él mismo quien encontró a los ancianos fallecidos cuando volvió a recoger sobre las ocho de la tarde la furgoneta, que estaba aparcada en el interior del recinto de la residencia, que cuenta con un aparcamiento.

Esta versión difiere de la que sostienen familiares de las víctimas, que aseguran que fueron ellos, tras echarles en falta, los que los buscaron y les hallaron dentro de la furgoneta. Los cadáveres de los dos ancianos fueron trasladados al Instituto Anatómico Forense para la práctica de la autopsia.