Este blóg, es un espejo que replica las noticias alternativas, contra-información, documentales, conferencias, conspiraciones y misterios, historia oculta, que circulan por la RED, que no sueles encontrar en los MASS MEDIA.

sábado, 21 de agosto de 2010

Los extraterrestres contactaron con el Gobierno Estadounidense antes de Roswell



Nicola Tesla fué un científico genial, mucho mayor que Edison y Marconi y otros. Se anticipó a Marconi en el invento de la radio, aunque Marconi se hizo con la patente oficial antes que Tesla, ya que Tesla, enfrascado siempre en sus proyectos científicos, no se preocupaba demasiado por el asunto de las patentes.

En 1899 Nicola Tesla fué el hazmerreir de sus colegas cuando dijo que experimentando con unas frecuencias había captado unas señales de seres extraterrestres...

A primeros del mes de julio de 1947 varias naves se estrellaron en las proximidades del pueblo de Roswell en el Estado de Nuevo Mexico; el Ejército norteamericano recuperó las naves y a unos seres extraterrestres, unos estaban, al parecer, muertos, y otros con vida.

Entonces los contactos entre extraterrestres y el gobierno americano se intensificaron, hasta culminar en unos importantes acuerdos en 1954 en la zona secreta del Area 51; Encuentro al que acudieron el Presidente Eisenhower y el Obispo de los Angeles, James Mc Intyre, en representación del Vaticano, entre otros personajes.


Pero en realidad todo había empezado mucho antes.

Todo empezó a coger forma a partir del año 1912, cuando un reputado científico inventor afincado en Estados Unidos y de ascendencia yugoeslava croata llamado Nicola Tesla, comenzó a mantener una serie de contactos periódicos con entidades extraterrestres por medio de aparatos electrónicos de transmisiones que había autoconstruído el físico.

La relación entre los extraterrestres y Nicola Tesla se fué manteniendo en el tiempo, y es de suponer que ellos fueron los que proporcionaron a Tesla una serie de datos e informaciones científicas clave, que ampliaron todavía más la genialidad científica del físico croata americano, y el desarrollo de sus inventos espectaculares.

Los extraterrestres, por mediación de estos ingenios de transmisiones de Tesla, solicitaron un contacto secreto con el Gobierno estadounidense, y el científico hizo llegar este extraño mensaje al Gobierno americano.

Y en 1934 tuvo lugar este primer encuentro secreto entre una delegación extraterrestre y el gobierno estadounidense, mandado en aquella época por el Presidente Franklin Delano Roosevelt, que tuvo lugar a bordo del buque de guerra USS Pennsylvania, en algún lugar en medio del Océano Pacífico, probablemente en una zona cercana a Hawaii.





Este es el buque de guerra USS Pennsylvania BB-38, fotografiado el 31 de mayo de 1934. En este mismo año y a bordo de este acorazado, uno de los buques insignia de la Marina estadounidense, tuvo lugar el Primer Contacto directo entre una delegación extraterrestre y un presidente estadounidense, el Presidente Roosevelt, el nº 32 de los presidentes americanos.

Por cierto, que es anecdótico recordar que uno de los pocos barcos que se salvaron del ataque japonés en Pearl Harbour el 7 de diciembre de 1941 fué el Pennsylvania, por encontrarse en ese momento en estado de mantenimiento y reparación en dique seco.

Puestos en contacto el gobierno estadounidense y las entidades extraterrestres, éstos propusieron proporcionar alta tecnología, armas modernas, y colaborar en otros asuntos importantes siempre y cuando a cambio de silencio, y a cambio también de dejar operar a las naves extraterrestres en la Tierra cuando así ellos lo necesitasen.



En esta fotografía vemos al Presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt acompañado por el General Eisenhower en un vuelo de Orán a Tunez el 20 de noviembre de 1943. El General Dwight Eisenhower llegaría a ser Presidente después en 1953, 10 años más tarde. Ambos Presidentes mantuvieron entrevistas directas con delegaciones extraterrestres, Roosevelt en 1934 y Eisenhower en 1954. Otros presidentes también tuvieron contactos con extraterrestres, o como mínimo, estuvieron informados.

El 7 de enero de 1943 falleció el inventor Nicola Tesla. Los agentes del FBI, mandados por John Edgar Hoover, maestre masón del grado 33 por el Rito Escocés, entraron en casa de Tesla y confiscaron todos sus documentos, aparatos y objetos, trasladándolos a un lugar seguro para el Gobierno Masónico de Estados Unidos.

Como resultado de la información tecnológica facilitada por los extraterrestres, el Gobierno estadounidense llevó a cabo, entre otras cosas, el Experimento Filadelfia.

El Experimento de Filadelfia tuvo lugar el 28 de octubre de 1943, en plena Segunda Guerra Mundial, y al parecer, se realizó sobre dos barcos militares, el Eldridge y el Idaho. El destructor Eldridge, DE-173, equipado con un generador de alta frecuencia se teletransportó desde Filadelfia hasta el puerto de Norfolk en Virginia, a 600 kms, para después, al cabo de unos 15 minutos, volver de nuevo al muelle de Filadelfia. Según los testigos, el barco aparecía y desaparecía en medio de una neblina verde.



Los investigadores de este caso creen que esas ondas de alta frecuencia fueron las que provocaron daños en los tripulantes del buque americano. Los marineros y oficiales afectados padecieron posteriormente extraños síntomas, desde enfermedades hasta visiones y alucinaciones; ¡¡algunos de ellos decían que veían seres extraterrestres!!..

En cuanto al Idaho, la historia de este experimento relata que tuvo un final más incierto, ya que por lo visto desapareció completamente y nunca más volvió a regresar.

Parte de las filtraciones acerca del encuentro entre los extraterrestres y el Gobierno de Roosevelt en el Pacífico y del Experimento Filadelfia, salieron a la luz gracias a Alfred Bielek, uno de los ingenieros electrónicos que participaron en el Experimento Filadelfia, el cual aportó también el dato de que estos seres extraterrestres tenían un tono verdoso, y según afirmaban ellos mismos, decían provenir de Las Pleyades.

Bajo los acuerdos secretos con el Gobierno americano, los extraterrestres abrieron una serie de "ventanas o puertas dimensionales" localizadas en ciertos puntos geográficos del planeta, para que sirvieran de pistas de teletransportación en sus viajes al Espacio Estelar o hacia otras dimensiones.

Uno de estos pasillos de teletransportación estaría en la zona conocida como el "Triángulo de las Bermudas", que sería uno más de una serie de triángulos en cuyos espacios han desaparecido frecuentemente tanto barcos como aviones o personas. Curiosamente, según han relatado los testigos, cuando desaparecen naves en estos triángulos misteriosos, lo hacen en medio de una neblina verde, el mismo fenómeno que envolvió a los barcos del Experimento Filadelfia.



Una de las teorías más consideradas que manejan los investigadores es que las personas y los objetos que han desaparecido en estas puertas estelares y dimensionales, los "triángulos" que hay en la Tierra, se encuentran en el planeta Marte, en donde existiría una civilización esclava sometida a un gobierno de estos mismos extraterrestres.