Este blóg, es un espejo que replica las noticias alternativas, contra-información, documentales, conferencias, conspiraciones y misterios, historia oculta, que circulan por la RED, que no sueles encontrar en los MASS MEDIA.

jueves, 2 de junio de 2011

15M: Testimonio de una persona en silla de ruedas agredida por los Mossos en plaza Catalunya

Los Mossos d'Esquadra me agredieron


La persona en silla de ruedas de las fotos del desalojo denuncia que los Mossos intentaron agredir recibiendo golpes y rozaduras en la silla.

Soy la persona en silla de ruedas que aparece en numerosas fotografías del intento de desalojo en plaza Catalunya y quiero poner nombre a las imágenes que son objeto de controversia. Mi nombre es Sebastian Ledesma Morán, tengo 55 años y quiero dejar claras tres cosas:

1) Que las imágenes son un reflejo cierto de lo que allí ocurrió.

2) Que el Mosso d'Esquadra no me estaba defendiendo como han dicho el consejero Felip Puig y algunos medios de comunicación, sino que me estaba agrediendo, como así lo acreditan los golpes y rozaduras que tiene la silla en el lateral izquierdo, provocadas por un golpe de porra.

3) Que no recibí ningún golpe en mi cuerpo porque el Mosso que me amenazaba con su porra (como se aprecia en la foto) fue detenido por otro Mosso que le dijo: "No, joder, a ese no, que nos llevan al Juzgado ".

También quiero dejar claro que no soy ni un héroe, ni una víctima, ni un "borroka" ni, mucho menos un inconsciente. Únicamente soy, ni más ni menos, un indignado más. Cada día participo en las actividades de plaza Cataluña, en especial a la comisión de diversidad funcional, que entre otras trata temas de discapacidad.

Y puede estar seguro de que seguiremos la protesta y la lucha pacifica, hasta que este estado de cosas desaparezca.

Tendré que llevar al taller la silla para que la reparen, porque si no pintan las rozaduras se oxidarán. No sé ni me importa nada si este gasto irá sólo a cuenta mia, que conste. Lo que me preocupa de verdad es que yo de joven tuve que correr delante de los grises y que esta policía, que consideraba mia, me ha hecho correr delante de ellos. A ver cómo le explico ahora a mis hijas que esta es la policía que nosotros pedíamos.

Durante la carga policial sentí varios Mossos diciendo, en castellano todos por cierto: "¿Qué Hace este hombre aquí? ¡Llévenselo! ¡Llévenselo!". Estoy hasta el moño que se cuestione porque estaba yo allí: tengo todo el derecho y todo el deber de estar como indignado. ¿Por qué no querían que estuviera? ¿Por qué los dificulto repartir porrazos a placer? Y me parece muy grave que se genere polémica por la posibilidad de que me hayan pegado a mí y en cambio parece que no importe que otras personas sí que fueran agredidas o sufrieran crisis de ansiedad severas. Todos somos iguales ante la ley y tenemos el mismo derecho de manifestación y de legítima defensa, en especial ante una agresión gratuita como la del viernes pasado.

Los que estaban detrás mi silla, a quien los Mossos querían zurrar, estaban porque yo les dije que se escondieran allí, convencido de que a mí no me harían gran cosa. Nadie me manipuló ni había que proteger de mis compañeros indignados, como se ha dicho. Sólo me he sentido manipulado por la versión de Felip Puig sobre la actuación policial y sólo he necesitado ser protegido de sus Mossos.

Estábamos haciendo resistencia pacífica a los accesos a la plaza, para impedir que salieran los camiones con nuestras pertenencias. Como se ha podido comprobar, no hemos podido recuperar nada de lo que se llevaron, ni las firmas recogidas, ni móviles ni nada. Además los han descargado en un descampado como si fuera un vertedero.

Sólo sentí miedo después del momento de las fotos, cuando miles de simpatizantes rodeaban la plaza y abucheaban a los Mossos. Temí que se lanzaran sobre ellos, los Mossos respondieran y hubiera una gran desgracia. Fueron momentos de mucha, mucha tensión. Fueron momentos de otra época, de una que creía que habíamos superado hace tiempo.

Fuente: Menéame