Este blóg, es un espejo que replica las noticias alternativas, contra-información, documentales, conferencias, conspiraciones y misterios, historia oculta, que circulan por la RED, que no sueles encontrar en los MASS MEDIA.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Islandia elige a gente común para redactar nueva Constitución













Islandia está haciendo una nueva constitución - y quiere que realmente sea la voz del pueblo. En esta isla volcánica con baja densidad de población, se celebrará una inusual elección para seleccionar a los ciudadanos redactarán una nueva Constitución, en un ejercicio de democracia directa, que nace de la indignación y la introspección que siguieron a la crisis económica de la nación.


Cientos de personas están compitiendo por la oportunidad de estar entre un máximo de 31 personas que formarán la Asamblea Constituyente programada para convocar a principios del próximo año - es una fuente de enorme orgullo para los islandeses que han visto golpeados sus egos en los últimos años.

"Esta es la primera vez en la historia del mundo que la constitución de una nación se revisa de esta forma, por el proceso de democracia directa", dice Berghildur Erla Bergthorsdottir, portavoz del comité encargado de organizar la Asamblea Constituyente. Islandia nunca ha redactado su propia constitución. Después de ganar su independencia de Dinamarca en 1944, tomó la Constitución danesa, modificando algunas cláusulas para este Estado que ahora era una república independiente, y sustituyendo "presidente" de la palabra "rey". Una revisión completa de la Constitución ha sido del orden el día desde entonces.

Aumentó la presión para la acción después del colapso económico de la nación en el 2008, un evento que marcó a los ciudadanos a reunirse fuera del Althing, el parlamento, golpeando cacerolas, sartenes y barriles - una expresión fuerte, golpes de furia. La crisis se percibió no sólo como un fracaso de la economía, sino del sistema de las agencias gubernamentales y regulatorias. Muchos llegaron a creer en un marco constitucional más estricto - incluyendo una división clara de poderes - que podría haber sido capaz de reducir al mínimo el daño, o incluso a prevenirlo.

"Es muy importante que los ciudadanos comunes, que no tienen interés directo en el mantenimiento del statu quo, participen en una revisión de la Constitución", dijo la Primer Ministro Johanna Sigurdardottir. "Esperamos que esta nueva Constitución será un nuevo pacto social que conducirá a la reconstrucción y a la reconciliación, y para que eso suceda, la nación entera debe participar."

La elección marca un nuevo giro en las fortunas de este país nórdico de apenas 320.000 habitantes, que pasó de la maravilla a la canasta básica enconómica en un día. La escarpada isla habitada por los vikingos se transformó de un país de pescadores a una centro de las finanzas internacionales a una velocidad vertiginosa. Inversores islandeses - apodados "vikingos" - acumularon activos de todo el mundo durante una década, sobre todo por los fondos prestados.

La crisis financiera mundial causó estragos políticos y económicos en Islandia. Los bancos se derrumbaron en octubre de 2008, y con ellos la moneda islandesa, la corona. El desempleo se disparó, al igual que el costo de la vida. Los préstamos otorgados en moneda extranjera durante el auge, de repente se duplicaron, triplicaron o cuadruplicaron, todo debido al colapso de la corona.

Los islandeses debaten sus valores y volvieron a cuestionar los fundamentos de su sociedad, incluidas las que habían facilitado el auge. La ira crecía a medida que más casos de delitos y la incompetencia en el sector público y privado fueron expuestos. Los islandeses se despertaron a la cruda realidad de que su país, que había estado consistentemente cerca de la parte superior del índice de Transparencia Internacional de lucha contra la corrupción, de hecho, se vio inmerso en la corrupción. Que fue confirmada en última instancia, en un informe de 2.000 páginas tras una investigación parlamentaria especial. Dicho informe puso de manifiesto que los fundamentos de la sociedad islandesa había decaído y que una revisión radical del marco social se hacía necesaria.

Sigurdardottir, dijo que un nuevo pacto social puede al menos ayudar a "restaurar la fe del público en el gobierno." La Asamblea Constituyente estará compuesta de 25 a 31 delegados, y el número final será determinado por una relación de género e igualdad. Será integrado por ciudadanos comunes elegidos por voto directo y personal. Cualquier persona tiene derecho a presentarse a las elecciones, con la excepción del presidente, los legisladores y la comisión designada para organizar la asamblea.

La asamblea redactará una nueva Constitución que será propuesta el próximo año. Se utilizará material de otro extraordinario proyecto a principios de este año en el que 1.000 escogidos al azar islandeses - de 18-89 años - ofrecieron sus puntos de vista sobre lo que debería estar en la Constitución. Ahora, viene la carrera para estar entre los autores de la carta, con 523 personas en la marcha. Conductores de camiones, profesores universitarios, abogados, periodistas y expertos en computadoras están entre los candidatos. Todo el tiempo se les ha dado igual aire en la radio islandesa para que sus plataformas sean conocidas.

Los elegidos recibirán un salario igual a la de los legisladores de Islandia, mientras que la revisión de la Constitución se lleva a cabo, y los empresarios islandeses están legalmente obligados a conceder una licencia a cualquier empleado elegido para la asamblea. Uno de los candidatos, Thorvaldur Gylfason, profesor de economía en la Universidad de Islandia, estableció paralelismos entre Islandia y Sudáfrica, diciendo que un país que ha sufrido un colapso necesita un nuevo comienzo. "Un país que ha sufrido un colapso económico y moral, debe comenzar con una pizarra limpia", dijo. "Tenemos que garantizar que el tipo de negligencia que, entre otras cosas, llevó al colapso de la economía islandesa hace dos años, no pueda volver a ocurrir."

No todo el mundo está convencido de que la Constitución debe modificarse, y algunos ven el proceso como un ejercicio de frivolidad populista. Ellos citan el alto costo de la asamblea y la dificultad de la presentación de todos los candidatos de manera adecuada . Thorsteinn Arnalds, un ingeniero, está esperanzado en mantener intacta la Constitución vigente, argumentando que el cambio en un momento de crisis es absurdo. 
"La Constitución no tiene nada que ver con el colapso bancario, y no es el camino para la reconstrucción", dijo. "Ahora necesitamos las estructuras sociales básicas en su lugar, y no para que sean derribadas."

Otros, como Berglind Steinsdottir, un corrector de pruebas y el estudiante, son más entusiastas."Soy muy optimista y estoy entusiasmado en ver lo que sale de esto", dijo Steinsdottir.

Fuente original en inglés: Iceland elects ordinary folk to draft constitution

Versión en español: goroman5045