Este blóg, es un espejo que replica las noticias alternativas, contra-información, documentales, conferencias, conspiraciones y misterios, historia oculta, que circulan por la RED, que no sueles encontrar en los MASS MEDIA.

sábado, 11 de septiembre de 2010

¿A quién le ha encargado el gobierno "seguir y recopilar" lo que publicamos en la red?



En el BOE o la Plataforma de Contratación de Estado puede rastrearse la evidencia de la adquisición de sistemas de monitorización del tráfico en la red. Normalmente para los Servicios Centrales del Ministerio del Interior, el Centro de Coordinación Antiterrorista (CNCA) y el Ministerio de Defensa (CNI). 





Según el periodista Melchor Sáiz-Pardo del grupo Vocento, estos “sistemas de monitorización de medios, siguen y recopilan las informaciones que publican los internautas y periodistas sobre materias consideradas sensibles”. Esa parte de la información no fue publicada en todos los medios que se hicieron eco de la noticia, incluyendo algunos del propio grupo Vocento. 


















No todos la “censuraron”, ni mucho menos, pero el periodista (o más bien el grupo Vocento) ponía especial énfasis en hacerse eco de las quejas de los espías españoles sobre la transparencia informativa de sus compras. Aireadas en la red en cumplimiento de la ley vigente (artículo 309 de la Ley 30/2007). La inquietante información sobre el seguimiento de internautas y periodistas en la red pasaba a un segundo plano o simplemente desaparecía. 



















También se ponía en esa información un peculiar celo en no nombrar a una empresa proveedora de los cuerpos de seguridad del Estado, focalizando la atención sobre ella. ¿Recurso de un periodista presionado? La empresa en cuestión es Epicom, propiedad de Amper. De esta empresa tecnológica ya hemos escrito. Es una de las principales empresas españolas en el ámbito de la Defensa y la Seguridad, como lo son Indra, Sener, Hewlett-Packard, EADS, Telefonica (distribuidora de algunos de sus productos benignos) y Telvent.

Sistemas con capacidad de monitorizar “medios” e identificar usuarios son presentados con absoluta transparencia, por ejemplo, en el Salón Internacional “Homeland Security”, HomSec al que han acudido, en los últimos años, como estrellas invitadas, el Secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho y el de Defensa, Constantino Méndez.

Amper presentaba, coincidiendo con la visita de los secretarios de Estado, los sistemas Epicom, nombre de la empresa adquirida por Amper y de los equipos que parecen ser tan beneficiosos para las fuerzas y cuerpos de la Seguridad del Estado y sobre todo para Amper que ha pasado de los apuros a las alegrías.

Recordemos que Amper, propietaria de Epicom, tiene como socio para su expansión americana al autor de la Patriot Act y Secretario de la Seguridad Nacional de Bush.

El Ministerio de Defensa no es socio de Amper pero lo parece. Precisamente José Antonio Alonso adjudicó a EPICOM, ya del Grupo Amper, un contrato de tres millones de euros para el desarrollo de un sistema de cifrado IP por procedimiento negociado y sin publicidad, dotado con tres millones de euros. 

Somos especialistas en monitorización de redes y medios, algoritmos de cifrado e indentificación de usuarios.

Así se presenta alguna de estas empresas en las ferias de seguridad y defensa. No pasa nada. Un periodista desvela, ya hace una semana, que el gobierno gasta nuestro dinero en el “mantenimiento” de un sistema de monitorizaciòn de medios para seguir y recopilar las informaciones que publicamos los internautas. Tampoco pasa nada.

¿No se le ha ocurrido a alguna de sus señorías plantear una interpelación sobre el sistema de monitorización y la empresa (otra) a la que el gobierno le ha concedido el “mantenimiento”?


Es una empresa que ofrece entre sus productos “una plataforma tecnológica que permite transformar las organizaciones humanas en Organizaciones Socio-Técnicas Inteligentes”. Trabajan para el gobierno y presumen de barrerlo todo (incluso webs de acceso privado). Merecemos una aclaración. 

Fuente: Nacion Red

Enviado por: Miriam